Search
viernes 15 de diciembre de 2017
  • :
  • :

Cultesa abre nuevas vías de negocio en el campo tinerfeño.

laboratorio cultesaLa empresa de biotecnología produce semillas de cultivos tradicionales de Tenerife y aplica la I+D+i a sus investigaciones.

Cultesa, empresa de biotecnología participada mayoritariamente por el Cabildo, aplica la innovación al sector agrario a través de dos líneas de trabajo: la producción y la I+D+i.

La empresa comercializa anualmente más de un millón de plantas anuales de platanera, con clientes incluso de países tan alejados como el Líbano, además de invertir en la selección, mejora y evaluación de cultivares tradicionales canarios bien diferenciados de la banana americana, según explicó la gerente de Cultesa, Teresa Cruz.

Cultesa también presta una especial atención a la conservación y producción de semillas prebase saneadas de las variedades de papas antiguas de Canarias, cuya demanda se ha incrementado un 40% en el último año, según indicó el consejero insular.

“La producción aproximada de estos mini tubérculos oscila entre los 50.000 y 75.000 kilogramos de semilla, aunque la comercialización de las papas es únicamente para el mercado local. No obstante, la empresa está preparada para atender la demanda necesaria de semilla certificada en cuanto las variedades locales de papas puedan exportarse”, señala el consejero insular, Jesús Morales.

Otra de las plantas que produce Cultesa es la de piña tropical, principalmente de la variedad MD2, una planta de la que el año pasado se comercializaron más de 100.000 plantas.

La variedad de tomate tradicional canario denominada “Orone” fue incluida el año pasado en el Registro de Variedades Comerciales del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente tras las gestiones realizadas por el Cabildo a través de Cultesa, convirtiéndose así en la primera variedad comercial de tomate de Canarias que se inscribe en este registro.

Este hecho permite a la empresa ofrecer a los agricultores un material vegetal diferenciado y de excelentes propiedades respecto a su aroma o sabor. Los resultados han sido muy satisfactorios tanto desde el punto de vista agronómico como comercial. Esta variedad es muy apreciada por los consumidores porque sabe a “auténtico tomate”. Además de comercializarse ya en tiendas gourmet o consumirse en restaurantes, el tomate “Orone” se ha empezado a vender en los centros comerciales Lidl y Carrefour.

La empresa de biotecnología agraria ha trabajado paralelamente con los esquejes de seis cultivares de pitaya, cuya venta se incrementó en 2016 un 135%, y de semillas de cebollas de Guayonje, cuya demanda aumentó exponencialmente hasta un 217%.

La aplicación de la innovación a la producción agraria supone grandes oportunidades para el sector.