Search
miércoles 23 de agosto de 2017
  • :
  • :

Piden un año de prisión por vender semillas de tomates protegidas legalmente.

Además, solicitan a los tres empresarios acusados el pago de una indemnización conjunta y solidaria por los daños y perjuicios causados a los titulares de los derechos de estas semillas.semilleros tomates 2

El Juzgado de lo Penal número 5 de Almería acoge mañana la vista oral contra tres empresarios de Níjar, que se enfrentan a sendas penas de un año de prisión, acusados de reproducir, comercializar y vender semillas de tomate protegidas legalmente por derechos y títulos de obtención vegetal.

El Ministerio Público solicita dichas penas por un delito relativo a la propiedad intelectual, por el que también interesa el pago de una indemnización conjunta y solidaria por los daños y perjuicios causados a los titulares de los derechos de estas semillas a través de la entidad que gestiona los mismos.

La calificación del fiscal recoge que los acusados, A.N.V., M.E.N. y J.E.N. son los representantes legales y administradores de tres sociedades distintas que tienen sus invernaderos en las localidades nijareñas de San Isidro y Campohermoso, que tienen como objeto social la comercialización y venta de productos agrarios.

La Fiscalía señala que se tenía la sospecha de que los acusados podían estar dedicándose además al acondicionamiento y siembra de “variedades vegetales protegidas legalmente”, que posteriormente eran reproducidas, comercializadas y vendidas de forma “indiscriminada” a terceras personas.

Por ello, fueron objeto de una denuncia tras la que la Guardia Civil llevó a cabo tres inspecciones en los invernaderos de las sociedades, efectuados los días 9 y 16 de agosto del 2012.

Así, fueron encontrados “numerosos plantones de tomate acondicionados o a acondicionar para la siembra, perteneciente a las variedades que han obtenido previamente el título legal de obtención vegetal protegida.

El fiscal sostiene que los acusados no contaban con “consentimiento alguno para su producción, acondicionamiento o comercialización por parte de los titulares de los respectivos derechos y títulos de obtención vegetal” y que eran conocedores de que estas variedades de tomate “estaban protegidas legalmente como tales y registradas a tal efecto”.