bananenLos productores de Plátano de Canarias han iniciado el reparto de 400.000 kilogramos de plátanos, con el fin de que puedan llegar a familias necesitadas de Canarias y la Península.

De voorzitter van de Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (ASPROCAN), Santiago Rodríguez, legt uit dat las primeras acciones se llevaron a cabo la pasada semana y se centraron en la entrega de 42.000 kilogramos de plátanos a los bancos de alimentos de Tenerife y Las Palmas.

Una cifra que supone el límite de recepción establecido por dichas entidades en estos momentos, lo que ha obligado a realizar envíos de plátanos a otros centros de la Península, teniendo en cuenta el carácter altamente perecedero de la fruta, que impide su almacenamiento en cámaras.

La Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) está gestionando el reparto de los plátanos en otros bancos de alimentos del país, estando previsto que a lo largo de esta semana y la próxima lleguen a un total de 17 centros de la Península, ubicados en Murcia, Zaragoza, A Coruña, Badajoz, Salamanca, Alicante, Burgos, Lugo, Albacete, Valladolid, Córdoba, León, Malaga, Jaén, así como a Vizcaya, Asturias y Álava.

Santiago Rodríguez recuerda que para ASPROCAN el compromiso social es un aspecto clave que se incluye dentro de las prioridades del sector. Daarom, ante el impacto de la crisis económica en los sociedad española durante los últimos años, el sector platanero ha intensificado acciones de colaboración con los bancos de alimentos de todo el país con el fin de ayudar a las familias que se encuentran en una situación más precaria.

[citaat]Esta colaboración se plasmó en un acuerdo suscrito con FESBAL en 2013 para establecer vías de actuación que posibiliten una distribución de plátanos al mayor número posible de personas necesitadas.[/citaat]

Rodríguez destaca los buenos resultados que se han conseguido gracias a dicho convenio y que han permitido que el año pasado se superaran los 3 millones de kilogramos de plátanos repartidos en los diferentes bancos de alimentos del país.

Echter, lamenta que, pese a los importantes avances realizados en esta línea de colaboración, no se ha conseguido la implicación de las navieras y de empresas de transporte para sufragar parte del coste del envío de los plátanos a su destino. Esto, verklaart, ha hecho que dicho gasto haya sido financiado en su totalidad por las organizaciones de productores de plátanos a través de los mecanismos de solidaridad contemplados en ASPROCAN.