breuer_el-ejido1Ha sido elaborado por los profesores de la Universidad de Almería Diego Valera, Luis Belmonte, Francisco Molina y Alejandro López y para el mismo se han entrevistado a más de 200 agricultores y 18 empresas.

‘Los invernaderos de Almería. Análisis de su tecnología y rentabilidad es el título del estudio publicado por la Cátedra Cajamar de Economía y Agroalimentación de la Universidad de Almería, creada en marzo de 2009.

Uno de los objetivos de la Cátedra Cajamar es el de incentivar la actividad investigadora y la difusión del conocimiento. Dentro de este marco, como se señalaba ese viernes en la presentación, se ha desarrollado un importante trabajo de investigación cuyos resultados se muestran en este libro y que son la continuación de un proyecto de investigación dirigido hace casi una década por el director de la Cátedra, el profesor Francisco Camacho.

Los invernaderos de Almería son, desde hace décadas, el auténtico motor del desarrollo socioeconómico y demográfico de la provincia de Almería. Las producciones y el valor de las mismas reflejan, campaña tras campaña, ser el núcleo central de la economía provincial.

[citaat]Se han entrevistado a 212 agricultores y a los responsables de 18 empresas comercializadoras, obteniendo así una superficie muestreada de 685 hectare kassen, lo que supone el estudio más amplio que se ha realizado hasta la fecha.[/citaat]

Bovendien, las 28.576 hectáreas invernadas tienen un marcado carácter exportador, aportando la mayor cuota al comercio internacional agroalimentario de Andalucía. echter, continúa la pérdida de renta de los agricultores debido a que los precios reales percibidos, descontando la inflación, siguen una tendencia estructural descendente.

Es por ello de gran utilidad para el sector establecer el nivel tecnológico que hace permite rentabilizar cada cultivo. El núcleo central de este nuevo enfoque es el cultivo, siendo la tecnología la que se adapta a él.

El análisis se ha realizado en las cuatro comarcas agrícolas de la provincia de Almería: Campo de Dalías, Bajo Andarax, Campo de Níjar y Bajo Almanzora. Se han entrevistado a 212 agricultores y a los responsables de 18 empresas comercializadoras (Acrena, Agrupalmería, Agrupaejido, Cabasc, CASI, Csur, Coprohníjar, Costa de Níjar, Frutas Escobi, Hortamar, Hortasol, Hortofrutícola Costa de Almería, Hortofrutícola Mabe, Las Hortichuelas, Murgiverde, Parafruts, Parque Natural y Vicasol), obteniendo así una superficie muestreada de 685 hectare kassen, een 2,4% del total provincial, lo que supone el estudio más amplio que se ha realizado hasta la fecha.

El libro presenta una estructura en seis capítulos. En el primero se introduce la temática de estudio y se presentan los objetivos del trabajo. El capítulo 2 describe de manera precisa la horticultura intensiva en invernadero de Almería, desde sus orígenes hasta la actualidad, pasando por los cultivos, el manejo del suelo, las estructuras de invernadero, los sistemas de control climático, equipos de fertirrigación, maquinaria, e incluso abordando el impacto ambiental de los invernaderos de Almería.

El capítulo 3 desarrolla el procedimiento para la obtención de los datos de campo y, en el capítulo 4 se analizan las infraestructuras productivas de invernaderos y su rentabilidad económica. later, en el siguiente apartado, se describen los perfiles más rentables, y a continuación las conclusiones del estudio. El documento muestra un análisis exhaustivo de la evolución tecnológica del sector en los dieciséis últimos años.

Se han cuantificado los rendimientos de los principales cultivos en los invernaderos de Almería, en función de la comarca agrícola y del tipo de invernadero utilizado. También se ha determinado el perfil medio de las diez mejores explotaciones con mayores ingresos brutos estimados de cada una de las comarcas agrícolas de Almería.

In deze zin, el perfil medio del agricultor que ha obtenido mayores ingresos en su explotación se caracteriza por tener una edad superior a los 42 jaar, posee una experiencia de más de 25 jaar, es propietario de la finca, se dedica a tiempo completo a ella y lleva asociado más de 10 años a una cooperativa.

Bovendien, utiliza sistemáticamente la lucha integrada e injertos en sus cultivos y está sometido a varios sistemas de certificación. Este agricultor tipo se decanta por el suelo arenado y el invernadero tipo Almería, con ventilación lateral y cenital. No menos importante ha sido determinar el perfil medio de las explotaciones con mayores rendimientos productivos por campaña, en función de la combinación de cultivos y ciclos utilizados.

Como conclusiones generales, el libro aporta las siguientes: la combinación de invernadero tipo Almería y suelo arenado continúa después de 50 años gozando de una excelente salud, puesto que es la alternativa que mayoritariamente se ha mostrado más rentable.

Sólo en los ciclos largos, especialmente los de tomate, adquieren relevancia estructuras de tipo multitúnel, que también son interesantes en algunas especialidades como las de pepino, donde a veces se utiliza además calefacción.

bovendien, se ha visto que los invernaderos de Almería son muy eficientes en el uso de la energía, ya que en ellos se obtienen más kilogramos de frutas y hortalizas por unidad de energía consumida en comparación con otras zonas de invernaderos muy tecnificados, aunque también con mayores rendimientos por metro cuadrado.

Bovendien, las producciones medias en Almería son competitivas frente a otras zonas con invernaderos sin elevada tecnología, especialmente la utilizada para modificar su microclima. El modelo de Almería es probablemente el más adaptado al nuevo contexto de exigencias de los consumidores europeos, que demandan gran calidad en los productos, con el menor coste medioambiental posible.

También se ha comprobado que la gestión de cultivos realizada bajo la mayor implementación tecnológica no redunda directamente en una mayor productividad comercial y en un superior rendimiento en términos generales, apuntándose el interés de la especialización en determinadas producciones que sí rentabilizan las inversiones efectuadas, así como en la reducción de costes de producción y en una adecuada orientación productiva.

laatste, los investigadores han comprobado que la mejora de la ventilación natural induce incrementos productivos, pero sin un coste significativo frente a otros sistemas de control climático. La capacidad de ventilación del invernadero tipo Almería es un elemento que necesita mejorar, puesto que aunque se ha incrementado en los últimos años sigue siendo deficiente en la actualidad. La media en 2013 es del 14,4%, lejos del valor mínimo del 30% de superficie de ventanas por superficie del invernadero necesario para una correcta ventilación, o incluso del valor recomendado del 25% en el Reglamento de Producción Integrada.

Para descargarte en libro puedes pinchar Hier.