UTILIZA UN SISTEMA MIXTO EÓLICO-SOLAR QUE GENERA DOCE KILOVATIOS Y LA CONVIERTE EN LA PRIMERA QUESERÍA SOSTENIBLE.

La granja quesería Fenimoy ubicada en La Oliva, Fuerteventura, produce leche de cabra, queso y carne, utilizando sistemas de energías renovables en el proceso de cuidado del ganado y elaboración de los lácteos.

La granja Fenimoy es una explotación familiar que gestiona unas 400 cabezas de ganado caprino y produce en esta época unos 700 litros de leche de alta calidad a diario.

Su propietaria, Soraya González, explica que “dependiendo de la época del año elaboramos queso o bien comercializamos la leche y la carne de cabrito. La poca lluvia de este invierno acaba beneficiando a la calidad y a la cantidad de la producción”. Junto a su marido gestiona anualmente unos 182.000 litros de leche y alrededor de 26.000 kilos de queso majorero.

En cuanto al equipo de energías renovables que han instalado, González señala que “el sistema eólico y solar funciona perfectamente, los equipos eléctricos, frigoríficos y demás no han necesitado ninguna adaptación especial, ya que la tecnología actual es muy fiable y sencilla de usar.

Soraya explica que la instalación requiere de un mantenimiento y, Bovendien, disponen de unos generadores paracasos de averías o mucha necesidad”, pero realmente con el solar y eóliconos es suficiente”, aclara González.

Estas son unas instalaciones modélicas por su integración en el entorno, por su diseño y por la aplicación de energías renovables a todo el proceso productivo. Es un valor añadido al proceso que el cabildo de Fuerteventura se ha propuesto potenciar.

La granja Fenimoy está ubicada en una parcela de unos 15.000 m2 en el valle del mismo nombre en La Oliva. Soraya comenta que “desde hace unos tres años nos planteamos poner en marcha la producción, beetje bij beetje, con mucho esfuerzo. Primero con un sistema eléctrico convencional, pero poco a poco hemos instalando equipos eólicos y solares”.

El sistema mixto eólico-solar ha sido diseñado e instalado también por una empresa de Fuerteventura. Cuenta con dos aerogeneradores que conviven perfectamente con las cabras, además de una zona de placas solares para la producción de energía eléctrica.

Disponen de la dimensión necesaria para producir unos 12.000 watios, que se distribuyen mediante cuatro inversores de 3.000 watios cada uno. Con ellos funcionan con normalidad la ordeñadora, la quesería, los tanques de frío y todo el sistema eléctrico convencional de la vivienda anexa a la granja.

La energía eléctrica que se produce no se consume, se almacena en 24 baterías; lo que permite aprovechar la energía sobrante en horario nocturno o bien cuando no haya viento suficiente para que funcionen los generadores eólicos.