Tomate  Tunka PayaniEl nuevo tomate es dulce, de color rojo intenso y verdoso y con grandes cantidades de licopeno.

Investigadores de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Tarapacá, en el norte de Chile, han desarrollado una nueva variedad de tomate que contiene el doble de antioxidantes que el híbrido común y es mucho más sabroso.

El nuevo tomate es dulce, de color rojo intenso y verdoso y con grandes cantidades de licopeno, una sustancia que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer de próstata.

La nueva variedad, bautizada Tunka Payani, "proviene del cruce entre un híbrido comercial (como padre) y el tomate Poncho Negro (como madre)”, explicó Richard Bustos, ingeniero agrónomo de profesión y responsable del proyecto.

El Poncho Negro es una variedad aclimatada a las difíciles condiciones del Valle de Lluta, en la norteña región de Arica y Parinacota, die llegó posiblemente desde Bolivia a inicios de la década de 1970 y cuya producción estaba abandonada.

Op deze manier, el proyecto buscó “rescatar este tomate que es tan sabroso, pero que tenía poco tiempo de duración poscosecha, lo que hacía difícil su traslado a otras zonas del país”, explicó el investigador.

[youtube url =”https://www.youtube.com/watch?v=fYWd7wYBzpI” width =”500″ height =”300″]

in ruil, el Tunka Payani tiene al menos 15 días de duración luego de la cosecha y conserva el sabor “de sus progenitores”, zei hij.

Como en Chile “solo está permitido hacer un cruce de semillas una vez, lo hicimos una vez y luego lo retrocruzamos, dat wil zeggen, elegimos las mejores plantas descendientes y vamos cruzándolas entre esos ejemplares”, un proceso en el que se “van fijando las características”, dijo Bustos.

Las técnicas de mejora empleadas son tradicionales, con flores de Poncho Negro, polinizadas con el polen de la variedad paterna.

Bustos aclaró que la semilla de la nueva variedad no fue concebida con fines de lucro, sino para multiplicar el alimento.

El coste para producir estas semillas es bajo y “no vamos a producir grandes cantidades porque será un producto gourmet”, que deberá estar “acorde a las necesidades de los agricultores de Lluta”, agregó el investigador.

El nuevo tomate será inscripto en el Registro de Variedades del Servicio Agrícola Ganadero y, por tratarse de un proyecto que emprende una universidad estatal destinado al bien público, "los agricultores que quieran la semilla solo tendrán que pagar el costo de producción”, aseveró Bustos.

El equipo de investigadores también trabaja en la mejora de la producción del maíz lluteño, típico de la zona norte, y explorando propiedades de la betarraga, o remolacha, como su gran cantidad de antioxidantes.